TRANSCREACIÓN

A veces, lo que en un idioma resulta gracioso o llamativo en otro queda inexpresivo e incluso vulgar. Por eso es necesaria la transcreación. Este tipo de traducción exige grandes dosis de creatividad y conocimiento en el profesional, pues tiene en cuenta la cultura a la que va destinado el texto que traduce, además de que debe conocer la de la lengua de origen. Solo así la intención de quien lo escribió se mantiene en el nuevo idioma. Esto es importante, porque el transcreador persigue que la reacción del público ante el nuevo texto traducido sea la misma que la que ha generado el texto original a su audiencia nativa.
Es muy frecuente este tipo de traducciones en los textos publicitarios, audiovisuales y literarios, por muy breves que sean. En ellos la capacidad de transcreación es particularmente importante, pues trabajan mucho con las metáforas, las sugerencias y los dobles significados de las palabras.
Confíanos tus traducciones más delicadas, en las que los juegos de palabras, el humor, la sutileza o la poesía son protagonistas. Casi siempre, estos textos necesitan que el traductor los reescriba sin que pierdan la esencia de su contenido. Solo un transcreador cualificado y con experiencia es capaz de hacerlo eficazmente.
Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *